21 abril, 2024

10 signos que te indican que es hora de cambiar las almohadas

¿Cuándo es el momento de cambiar las almohadas en un hogar? La almohada es un artículo de cama esencial para un buen descanso. A la hora de comprar una almohada se tienen en cuenta distintos factores, y su importancia es tal que cada vez se añaden modelos con nuevas características pensadas para mejorar el descanso según el tipo de durmiente.

Bien se sabe que elegir la almohada adecuda tiene consecuencias no solo en el descanso, sino también en el desarrollo de molestias, malestar o, incluso, dolores. Pero: ¿Es una almohada un artículo de duración eterna? Lo cierto es que no. Con el tiempo, las almohadas pierdern sus características originales y llega un momento en el que se hace evidente que ya no resultan agradables.

¿Cuándo es momento de renovar las almohadas en casa?

No hay acuerdo a la hora de establecer un tiempo determinado para cambiar de almohadas. Se suele decir que la vida útil de una almohada termina a los 24 meses de su primer uso; sin embargo, ese arco de tiempo de dos años es un tópico que pocas veces se ajusta a la realidad.

Por un lado, la almohada podría presentar características que hacen necesario cambiarla mucho antes; por otro, el estado de la almohada podría no justificar la compra de una nueva almohada tan pronto.

En cualquier caso, y con independencia del tiempo de uso, es recomendable plantearse cambiar las almohadas de casa siempre que se aprecien uno o varios de esos signos.

10 signos que te indican que es hora de cambiar las almohadas

  • Produce molestias
  • Tiene deformaciones
  • Tiene mal olor
  • Presenta manchas
  • No se ventila con frecuencia
  • No se lava con frecuencia
  • Presenta signos de desgaste
  • Ha perdido parte del material original
  • Empeoran alergias
  • Hace mucho desde la última vez que toco cambiar de almohadas

Las almohadas son un artículo muy necesario para asegurar un buen descanso; por ello, hay que prestar especial atención a su estado, ya que pueden marcar la diferencia entre un sueño descansado y saludable y el inicio o empeoramiento de maestar, dolores y enfermedades.